Pon en cada amanecer una esperanza
y en cada sueño un deseo...    J.L.Montesinos

Pasa a la Acción

Pensar y planificar es importante… pero no podemos quedarnos en el mundo de las ideas.

La planificación más efectiva no es aquella que requiere media vida… La mejor planificación puede ser una simple lista de objetivos a alcanzar, un plan de negocios básico o una hoja de ruta personal. Se trata de establecer objetivos, escoger tus herramientas y ponerte en marcha.
En ocasiones, vemos cómo la gente se obsesiona y se agobia con lo que tanto quisieran cambiar, se programan, e incluso, cabe decir, que les cuesta dinero dicha organización, comprando cosas que se consideran necesarias para llevar a buen puerto el proyecto planteado. Sin embargo, a pesar del impulso, la voluntad y la ilusión, todo quedó en un amera idea. Planificar es bueno, pero debe de ir acompañado de un objetivo: acción. Las ideas sin acción no sirven.

Cuando tienes un proyecto por desarrollar -profesional o personal- es conveniente ponerte una fecha límite. Te ayudará a de dar prioridad a las cosas fundamentales, te obligará a ir probando si lo que tienes en mente realmente funciona y te hará olvidar el pánico escénico -ese intenso temor paralizante que puedes sentir en el momento de pasar a desarrollar realmente tu proyecto-. Lo importante no es tener la mejor planificación del mundo. Lo importante es ser capaces de transformar las ideas en actos.
Piensa y planifica, pero… pon fecha a la acción, si no, te quedarás solo con la frustración de no haber sido capaz de lograrlo.

Según la Real Academia de la Lengua Española, la solidaridad es la “adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros”. Si crees que puedes hacer mucho por los demás y que una de las mejores maneras de invertir tu tiempo libre es dedicárselo a aquellos que lo necesitan, no lo dudes. La Fundación Canaria José Luis Montesinos dispone de un área dedicada al voluntariado y a la cooperación.

Es importante que tengas presente que, aunque no vas a salvar el mundo, tu aportación, por pequeña que sea es importante. Además, no solo estarás ayudando a otro, sino también a ti mismo porque este tipo de experiencias cambian la forma que tenemos de entender nuestro mundo y el de los demás.