Pon en cada amanecer una esperanza
y en cada sueño un deseo...    J.L.Montesinos

La vida está hecha para valientes.

José Luis Montesinos

Nació el 14 de mayo de 1932, hijo de Don Jesús y Doña Marina, en un Pueblito de Madrid. Creció en San Sebastián, Zaragoza y Madrid. Sus hermanos, Don Nicolás, Doña Gloria, Don Jesús y Doña Esther, estos dos últimos fallecidos. La Relación con los con ellos, fue siempre buena, especialmente con Nicolás, el cual es comandante jubilado de “Iberia”, residente en Madrid y con tres hijos también pilotos comandantes. Tercera generación. Los familiares que marcaron su vida fueron sus padres y tíos. Con ellos guarda bonitos recuerdos tales como los acontecidos en la Guerra Civil (1936-1939) y años (1939-1945) de la II Guerra Mundial, así como la escasez y falta de recursos, que duró hasta los años 50.

Sus primeros años de estudio los llevó a cabo en San Sebastián (Guipúzcoa), Zaragoza y Madrid, y entre sus recuerdos más memorables, está aquel en el que mientras jugaba en la playa de Ondarreta (San Sebastián), un avión monomotor bombardeó la estación de radio en el Monte Igueldo. Y otro, en el que encontrándose en Lecumberri (Navarra), un vehículo de la Wehrmacht con soldados alemanes - que posiblemente iban a Pamplona – atropelló un gato. Se pararon y pronunciaron algo en su idioma. Habían conquistado Francia en su Guerra Relámpago (Blitzkrieg) y estaban en la frontera franco-española para, atravesando la Península Ibérica, tomar Gibraltar y convertir el Mediterráneo en un lago alemán. De ahí la conferencia entre Hitler y Franco en Hendaya (Francia) que lo evitó.

Su formación secundaria la realizó en Zaragoza y Madrid, el cual vivía con la inquietud de Irse cuanto antes de España. Como casi no existía la aviación comercial, eligió por vínculos familiares la marina. Tuvo la imperiosa tentación de quedarse en Australia, donde estuvo en Melbourne durante más de un mes, por avería de la turbina (viaje inaugural con la tripulación india).

Su primer trabajo fue con “Cervezas El Águila”, donde permaneció desde 1960 a 1984. Los últimos 14 años estuvo como Director Gerente de la nueva factoría de Zaragoza, que abastecía el NE peninsular. 

Posteriormente, con más de 50 años, se independizó en Mallorca, creando la que llegó a ser una de las distribuidoras de cerveza, agua y refrescos más importante de España (“Comercial Montycarrera, S.A.”).